Salvador

Salvador.gif

Salvador es conocida como la "capital cultural del país," cuna de grandes nombres en la escena artística, con destaque mundial. La ciudad invierte cada vez más en el turismo, que es reconocido como una importante actividad, principalmente en lo que respecta la exploración de las artes, patrimonio cultural y bellezas naturales.

Las calles del centro histórico transportan los turistas a los inicios de la historia de Brasil. Durante las visitas al sitio, se puede aprender, con la ayuda de guías, como se desenvolvió la colonización de la primera ciudad en el país. Hasta 1763, Salvador acogió la capital de la Corona Portuguesa en las Américas, siendo que se conservan algunos monumentos construidos en este período, lo que hace el patrimonio arquitectónico de esta ciudad muy valorado. En el Pelourinho, hay más de 800 casas de los siglos XVII y XVIII.

Varias iglesias y museos complementan la estructura de este barrio, que en el pasado, fue el punto oficial de tortura de esclavos. La ciudad también se destaca históricamente por tener sido el principal puerto en el hemisferio sur hasta el siglo XVIII. La Bahía siempre ha tenido una litoral diverso, considerando que tiene el mayor número de playas en el país. Por lo tanto, la naturaleza ha sido generosa en los 50 kilómetros de costa que Salvador tiene, donde la bellezas naturales son tan vastas como el propio litoral. Con tantas playas, es fácil de explicar por qué la ciudad es tan buscada por los amantes de los deportes acuáticos.

En Salvador, los buceadores encuentran espacio ideal. Aparte las bellezas naturales submarinas, la ciudad tiene el mayor número de naufragios registrado en Brasil. Algunas ruinas de antiguos barcos están a pocos metros de la playa, accesible para principiantes en el buceo. Aquellos que prefieren las emociones más fuertes, puede visitar los buques poco explorados, situado en aguas profundas, todavía en la Baía de Todos os Santos. El agua alcanza en promedio 26°C, lo que favorece la práctica de diversas modalidades. En los paseos por la orilla del mar, vemos gente a practicar windsurf, kitesurf, y surf en sí, que a su vez tiene campo propicio en casi todas las playas de la capital. También se incentiva a otros tipos de deportes en la ciudad, como el sandboard, que encuentra espacio apropiado en las dunas.

En las zonas urbanas, se puede presenciar patinadores en half-pipes e incluso practicantes de rappel colgados en edificios y viaductos. Los saltos de ala delta, del Alto de Ondina, una gran área de preservación del medio ambiente, que abriga el Zoo con aproximadamente 18ha, y que llama la atención de los visitantes por la variedad de especies que preserva. Las reservas ecológicas de Pituaçu y São Bartolomeu, en Pirajá, con respectivamente 425 y 1,550 ha., llenan los ojos de los amantes de la naturaleza. Las riquezas de la ciudad pueden verse en cada esquina. Alegría, creatividad, musicalidad, riqueza folclórica y cultural son inherentes a la gente de Bahia, que tiraran de la mezcla de razas y costumbres su principal condimento. Los visitantes que llegan a Bahía son siempre bien recibidos porque, en este Estado, todos son blancos, negros e indios. Por lo tanto, Salvador es la capital de la multiplicidad y, potencialmente, el mayor destino turístico en el país.
 


Outras Informações

  • Características
  • Telefones Úteis
  • Como Chegar
Bahia.com.br
Copyleft 2014